Errores y Aciertos para una Buena Estrategia de Contratación Blog Feature
Eli Domínguez

Por: Eli Domínguez - 24/12/2015

Imprime/Guarda como PDF

Errores y Aciertos para una Buena Estrategia de Contratación

Reclutamiento | Procesos de Selección | Selección de Personal | Estrategia de Contratación

estrategia_de_contratacion.jpgLa urgencia por incorporar nuevos perfiles a tu empresa o el desconocimiento de las técnicas de reclutamiento te pueden llevar a tomar malas decisiones a la hora de contratar a un candidato. No prestar la atención que se merece al proceso de selección deriva habitualmente en la contratación de profesionales poco idóneos para el puesto o, en el peor de los escenarios, conflictivos.

Cuando detectes en tu empresa una necesidad de contratación, puede que tu primera reacción sea salir a buscar candidatos. Echa el freno, hay unas cuantas cosas que debes hacer antes de lanzarte a reclutar.

Para ello, es muy importante tener un buen equipo de personal de Recursos Humanos que consiga realizar el proceso de manera eficiente.  Descárgate esta guía con las claves para tener un equipo eficiente y lograr el  éxito de tu estrategia.

New Call-to-action

 

Pasos Imprescindibles de una Estrategia de Contratación

1. Planificación

El primer paso para que una estrategia de contratación funcione tiene que ver con las necesidades de la empresa y los requerimientos del puesto. Antes de nada debes sentarte y definir muy bien cuáles serán las responsabilidades del futuro empleado, qué habilidades necesitará para llevarlas a cabo, certificaciones que exigirás. el tipo de contrato idóneo y el salario aproximado que le ofreceremos.

Este ejercicio te servirá para dos cosas: para asegurarte de cubrir bien las necesidades de tu empresa y para descubrir qué tipo de perfil has de buscar en la fase de reclutamiento.

Cuando hayas acabado, toca poner por escrito los siguientes pasos del proceso. Es decir, planificar cómo vas a encontrar los perfiles adecuados para el puesto vacante y cómo será el proceso de selección para encontrar al mejor candidato.

2. Reclutamiento

En la planificación ya deberías haber definido las fuentes de reclutamiento adecuadas basándote en el perfil que quieres atraer. Lo más importante de este paso es que consigas reclutar al tipo de profesionales que encajan con el puesto y asegurarte de no atraer candidatos que no cumplen con los requisitos básicos para facilitar el desarrollo de la siguiente fase. Pero no basta con encontrarlos, debes ser capaz de atraerlos y convencerlos para que formen parte del proceso de selección.

                 Saber atraer y retener el #talento, un MUST en cualquier estrategia de contractación                                                                                                                                                            Click to Tweet 1870182.jpg

3. Selección

Antes de comenzar con las diferentes pruebas o entrevistas deberías haber definido en el proceso de análisis cuáles serán tus criterios de evaluación. Ésta es una de las fases más complejas y en la que la planificación cobra mayor importancia. Si lo haces bien deberías conseguir evaluar a los candidatos por criterios objetivos y no por percepciones personales.

Define las fases del proceso de selección, el tipo de datos que necesitas recabar para tomar tu decisión y los criterios de puntuación de cada una de ellas. Sólo así conseguirás tomar la decisión adecuada y contratar al profesional que mejor se adecúa al puesto vacante.

Los 5 Errores Más Comunes del Proceso de Contratación

Ahora que tienes claro cómo debes abordar un proceso de selección de forma apropiada vamos a analizar los fallos más comunes que cometen hasta los reclutadores más experimentados. En muchas ocasiones, el principal error recae en la base, en no tener un equipo de trabajo bien formado.  Descárgate esta guía y empieza con un equipo de RRHH más productivo.  Éste será el primer paso para encontrar al mejor candidato. 

New Call-to-action

Una vez hemos solucionado este primer paso, presta atención al resto de errores que se pueden cometer e intenta evitarlos a toda costa:

1. Ir con Prisas

Todos sabemos que las prisas son malas consejeras, también en las estrategias de contratación. Intentar correr para cubrir una vacante es uno de los errores más comunes. Cuando necesitas incorporar a alguien de forma urgente puedes tomar decisiones precipitadas y contratar a alguién poco adecuado.

Nuestro consejo es que nunca te saltes pasos en tu estrategia y que nunca, nunca, nunca, hagas entrevistas sin tener claros los requisitos del puesto. Aunque pueda parecer que así ahorras tiempo lo cierto es que planificar te ayudará a que el proceso de selección sea mucho más efectivo y por lo tanto más rápido. Además, si cometes el error de contratar a un mal empleado tendrás que empezar el proceso de cero y perderás más tiempo.

               “Vísteme despacio que tengo prisa”, en #RRHHclave para encontrar al mejor candidato                                                                                                                                                      Click to Tweet 1870182.jpg

2. No Tener Claro el Puesto Vacante

Una consecuencia directa de no hacer los deberes de planificación es no conocer con exactitud los requerimientos del puesto. Este error es de los gordos, te puede llevar a contratar a candidatos que no serán capaces de desarrollar las tareas que se les exigirán en su puesto de trabajo.

¿Por qué ocurre esto? Pues porque a veces la persona que se encarga de seleccionar a los empleados no tiene relación directa con el puesto. Evitar este error es relativamente sencillo, aunque no seas experto en la materia, debes hablar con los empleados de la empresa que sí lo son, las personas que formarán parte de su equipo y, sobre todo, su superior directo. Elaborar con ellos un perfil pormenorizado te ayudará a contratar al candidato ideal.

3. No Tener una Buena Estrategia de Employer Branding

Muchos reclutadores se centran en evaluar las candidaturas de los profesionales y se olvidan de que, en un proceso de selección, son dos las partes que tienen que tomar una decisión. No basta con que tú decidas que el candidato que tienes delante es perfecto para el puesto, para que tu estrategia de contratación sea exitosa el profesional también debe considerar que el trabajo es perfecto para él.

Por ese motivo es necesario transmitir los valores y cultura corporativa de la empresa en el proceso de selección. Seguramente el candidato ya se haya informado de cómo es trabajar para ti, si has trabajado correctamente tu Employer Branding tienes medio camino hecho pero, aún así, debes ser capaz de mostrarle los beneficios de trabajar par ti y no, no hablamos sólo de un sueldo.

4. No Estudiar Bien al Candidato

Podemos asociar este error con el primero, las prisas te obligarán a no profundizar tanto como deberías y esto puede derivar en un estudio superficial de los candidatos. Antes de cada entrevista deberías leer en profundidad los currículums y preparar las preguntas adecuadas para obtener la información extra que necesitamos obtener. Además, es muy importante comprobar las referencias que te ha dado el candidato para asegurarte de que es la persona ideal para el puesto en cuestión.

Si has planificado bien el proceso de selección tendrás muy claro cuáles son los pasos a seguir y los criterios a tener en cuenta. Saber cuáles son los datos que necesitas recabar para la toma de decisión final y haber definido bien los criterios objetivos de evaluación te ayudarán a estudiar correctamente las candidaturas y así seleccionar al empleado más adecuado.

5. Descartar un Candidato “Sobrecualificado”

La gente ha empezado a eliminar estudios y experiencia laboral de sus currículums para evitar que los descarten en un proceso de selección ¿Por qué? Porque algunos reclutadores descartan currículums “sobrecualificados”. Demasiado cualificado es una antítesis en sí misma ¿Cómo puede ser demasiado bueno para un puesto?

Si la persona que vas a entrevistar cumple con los requisitos mínimos y no sólo eso, los supera con creces, nunca deberías descartarlo. Por el contrario, la reacción lógica es conversar con él en la entrevista y entender por qué está interesado en el puesto.

Es cierto que si el profesional considera que puede aspirar a más su motivación puede bajar pero quizá ese no sea su caso. Puede que quiera un puesto de baja responsabilidad, puede que disfrute con esa ocupación o que busque disminuir su nivel de estrés. Habla con él antes de tirar su currículum a la basura.

En definitiva, una contratación debe afrontarse con profesionalidad y rigor. Y sí, eso implica tiempo y planificación pero si creas una estrategia a medida de tu necesidades, piensas bien cuáles serán los pasos a seguir y te ciñes al plan descubrirás que el tiempo que has invertido planificando lo has ahorrado en el proceso. Además, sólo así conseguirás encontrar al profesional perfecto.

¿Cuáles son los errores más comunes en tu estrategia de contratación? ¿Cómo te ayuda tener un equipo mejor preparado a la hora de encontrar al candidato ideal? 

Ebook Cómo Aumentar la Productividad de tu Equipo de RRHH  

Otros posts de interés:

 

Sobre Eli Domínguez

"If you want to be interesting, be interested." Inbound Marketer en @TalentClue

  • Conecta con Eli Domínguez