5 acciones para mejorar el clima laboral de tu empresa ahora mismo Blog Feature

Por: Beatriz Arantes - 24/3/2016

Imprime/Guarda como PDF

5 acciones para mejorar el clima laboral de tu empresa ahora mismo

Employer Branding | Retener Talento | clima laboral

El clima laboral es un concepto determinado por cantidad de variables diferentes. Potenciar un buen clima laboral y optimizarlo supone ser conscientes de la necesidad de tomar una posición activa, por parte de los gestores de las empresas, para mejorar la productividad de la compañía, con la vista puesta en la máxima eficiencia de los Recursos Humanos, mediante una buena gestión los mismos, y el fomento de relaciones laborales cada vez más estrechas y coordinadas.

Para conseguir estos objetivos, es fundamental que los empleados se sientan implicados en los objetivos de la empresa. No sólo son importantes los objetivos y los resultados, sino también la forma en que se consiguen. Las bases de la empresa están constituidas por valores humanos, y la motivación de los empleados es la clave para alcanzarlos.

El buen clima laboral está considerado como parte del salario emocional. Y, más importante, es uno de los principales factores de retención de los empleados.

Aquí tienes 5 acciones para mejorar clima laboral en tu empresa ahora mismo.

Tabla de Contenido

 

Cómo crear un buen clima laboral

La comunicación entre departamentos y empleados es uno de los factores que van a contribuir de una forma clara a la creación y mantenimiento del mejor entorno para conseguir más compromiso por parte de los empleados, y la generación de una marca de empleador adecuada o Employer Branding, para que los mejores candidatos con talento se sientan atraídos hacia la compañía.

La comunicación, por tanto, es una de las claves del éxito, tanto de la empresa a los empleados como entre ellos mismos, es decir, de forma horizontal y vertical.

 

Para un buen clima laboral, hay que implicar a los líderes

Para que el clima laboral tenga una base sólida y consistente, los dirigentes de la empresa tienen que ser la referencia en el cumplimiento de los protocolos organizacionales, permaneciendo receptivos en todo momento a las sugerencias, demandas y quejas de los empleados. Es labor de la compañía que estos líderes tengan a su disposición los instrumentos adecuados para involucrar a los trabajadores en el proyecto empresarial.

Los directivos de la empresa deben tener la capacidad de escuchar a los empleados, motivarlos, ganarse su confianza, manejar situaciones de tensión de forma adecuada, fomentando el respeto y la armonía en las relaciones. Si las actitudes para crear un buen clima laboral no las adoptan los líderes, es muy difícil que las practiquen los demás colaboradores.   

Charla Employer Branding

 

5 acciones para mejorar el clima laboral en tu empresa

 

1. Crea un ambiente de confianza entre management y colaboradores

La idea central es la creación de un ambiente de confianza para conseguir la máxima implicación y efectividad de los empleados de la empresa. Uno de los mejores instrumentos para conseguir este ambiente es la celebración de reuniones entre los directivos y los empleados.

Entre las pautas para conseguir este entorno de confianza de los empleados hacia sus directivos está la sinceridad, la transparencia de los mandos superiores e intermedios cuando se dirigen a sus equipos, la integridad y coherencia entre sus palabras, su discurso y las acciones que lo acompañan, la decisión en el cumplimiento de los objetivos y la asunción de las responsabilidades que se derivan de esta exigencia. También es muy importante una buena capacidad de comunicación para que los equipos de trabajo tengan la información adecuada, evitando los rumores, y la autocrítica, que genera un plus de confianza entre los empleados.

Para esto, el departamento de Recursos Humanos puede establecer un calendario de reuniones individuales entre managers y colaboradores, además de proporcionar una agenda de estas reuniones de feedback, para que se hable de todo lo importante y se apliquen las mejoras continuas que se establecen en estos encuentros.

 

2. Haz con que los empleados se sientan escuchados

Si observas lBuen clima laboral = buen salario emocionalo que ocurre en tu empresa, verás que continuamente se producen situaciones de todo tipo que pueden aportar mucha información. Desde correos electrónicos que recibes, lo que lees en las redes y foros sociales, las reuniones que mantienes, etc. Todas estas acciones diarias te envían señales sobre el estado de ánimo de los empleados.

Escuchar no significa únicamente oír, sino prestar atención y asimilar lo que se oye. Es muy importante no distraerse en la conversación con un colaborador, incluso cerrando el ordenador si es preciso. Evitar los prejuicios también ayuda a entender lo que te están transmitiendo. Una actitud positiva y receptiva te facilitará la interacción con tu colaborador evitando interrumpirle, y realizando gestos de lenguaje no verbal, que muestran la sensación de que oyes y también escuchas.

Una interpretación correcta de lo que los empleados nos manifiestan también es fundamental. Para ello es muy útil repetir lo que hemos oído, pero utilizando nuestra palabras, y preguntando si es correcto. Esta escucha activa es la mejor herramienta para generar el clima de confianza deseado, e incrementar la motivación de los empleados, logrando que se sientan valorados.

Y, cuando se implemente alguna acción sugerida por algún empleado, es importante divulgarlo entre todos los equipos afectados. Esto animará a los demás colaboradores a que traigan sus sugerencias para que también se apliquen, en su debido tiempo. Adoptar las sugerencias y dar difusión de sus buenos resultados hace que uno se sienta importante e implicado en el bienestar de la empresa.

 

3. Potencia la formación

Mediante los cursos y actividades formativas, vamos a conseguir que los empleados se fijen metas periódicas para ir asimilando nuevos conocimientos, desarrollando su carrera profesional.

Si los trabajadores tienen la sensación de estar aprendiendo y aumentando sus habilidades profesionales, su implicación con la empresa y las ganas de quedarse serán mayores. Se sentirán orgullosos de estos objetivos, mejorará su autoestima y satisfacción en la empresa, e incluso podrán promocionar la empresa entre sus demás contactos. 


4. Fomenta la competición sana

El mejor método para felicitar a los empleados de tu organización es mediante un sistema de recompensas por sus logros obtenidos. De esta forma, se puede aplicar algo de gamificación dentro de la empresa, y motivar a los trabajadores con premios, a medida que vayan logrando sus objetivos.

Este sistema de premios puede combinarse con otro de ranking de puntos. Así se promueve la competición sana entre los empleados, mejorando su rendimiento. 

Es muy importante que la “competición” se guíe por prácticas deportivas, y honestas. Las reglas del juego y las metas deben estar bastante claras en todo momento. El reconocimiento de los logros implica en más motivación, tanto para el que gana como para los demás colaboradores.

  

5. Implementa o acoge proyectos de responsabilidad socialClima_laboral_quote_1.png

Es muy positivo trasladar a los empleados y clientes de la empresa que la organización se integra en el entorno social, que contribuye a las comunidades sociales y al desarrollo social, económico, y también medioambiental, de la sociedad. Para un colaborador, ver que su trabajo genera no sólo beneficios económicos, sino también bienestar para la comunidad puede ser un factor importante de implicación.  

La responsabilidad social es un aspecto muy importante para la reputación de muchas empresas y la generación de beneficios a la comunidad puede suponer un retorno respecto de la inversión efectuada, para la rentabilidad de la compañía. Si la acción social está gestionada de una forma óptima, el beneficio será compartido, para la comunidad social, y para la empresa.

Una buena táctica puede ser adoptar un proyecto social que algunos de los empleados ya colaboren y extender la colaboración a todos los colaboradores interesados. El esfuerzo de implementación será menor, los impulsores del proyecto se sentirán escuchados y las actividades voluntarias son un buen ejercicio de teambuilding.

 

Consecuencias de un buen clima laboral

Como hemos visto, todos los especialistas en Recursos Humanos aseguran que generar un clima laboral propicio es una de las claves para el correcto funcionamiento, progreso y logro de los objetivos empresariales de cualquier organización, tenga el tamaño que tenga.

Un buen ambiente contribuye a una mayor productividad de los departamentos de la empresa, una mayor implicación de los empleados, y eso acaba repercutiendo en la satisfacción de los clientes y su fidelidad con la compañía.

 

Buen clima laboral = salario emocional. Y, además, un importante factor de fidelización del talento.

  ¡Tuitea esta cita!1870182.jpg


Numerosos estudios realizados han ido demostrando que los trabajadores que más se implican con su organización pueden llegar a
mejorar su rendimiento un 30 por ciento más.

Por tanto, es fundamental que todo tipo de empresas, pero sobre todo las pequeñas y las medianas, desarrollen una estrategia de motivación laboral que aporte a los empleados los medios para su desarrollo y evolución, tanto personal como profesional. Además, los equipos de trabajo que se crearán serán sólidos y la empresa podrá cumplir sus objetivos de la mejor forma y en el menor periodo de tiempo.

 

Talent Clue Demo

 

ENLACES RELACIONADOS